lunes, 5 de enero de 2015

HISTORIA DE LA ESTANCIA LA ARMONIA

Casco de la estancia La Armonia


Esta estancia perteneció a Hector Cobo y Doña Josefina Unzué de Cobo. Fue escenario de grandes veladas, ya que los dignatarios más importantes que llegaron al país, delegaciones diplomáticas extranjeras, escritores, etc. visitaron esta estancia donde se realizaban grandes agasajos. En este lugar vivió mi abuelo y abuela, quienes trabajaban para doña Josefina como mayordomo principal y gobernanta propiamente. Las fotos de esos años no las he encontrado en ningún lugar, por eso he querido publicar algunas que mostraran el esplendor de esa época.


Don Pedro de Alcántara Capdevilla, dueño de una estancia en Quilmes, solicitó en el año 1819 al Director Supremo del Estado que se le concediera ,de acuerdo a las leyes vigentes, 30 leguas de campo desierto fuera de la línea de fronteras ,cien leguas al sur de Buenos Aires, con el fin de poblarla y ayudar al ejército en la defensa contra el indio. Dichas tierras limitaban por el noroeste con Pablo José de Ezeyza, al sudeste con el océano y por los otros rumbos con la pampa. El 26 de Agosto del mismo año le fue concedido el baldío solicitado designándose a Don Francisco Mensura como agrimensor, quién no pudo llevar a cabo su misión por la invasión de los indios.

 
José Coelho de Meyrelles, retrato, Prilidiano Pueyrredon
Los cambios políticos ocurridos entre 1820 y 1823 dejaron sin efecto la donación. En 1823 Capdevilla solicitó entonces una concesión por enfiteusis del mismo terreno, la cuál le fue otorgada el 11 de Abril de 1826 por el Presidente de la Nación, designándose agrimensor en es oportunidad a D. Ambrosio Crámer. Cuando Capdevilla falleció, Don Manuel G.Pinto, su albacea testamentario, vendió en 1828 los derechos y acciones a Ladislao Martínez, quién los adquirió definitivamente por decreto del gobierno el 8 de Noviembre de 1830. El 12 de Mayo de 1847 Ladislao Martínez vendió a José G. Lezama su estancia “Laguna de los Padres” quién a su vez la vende en 1856 al Sr. José Coelho de Meyrelles.

 
Estancia Laguna de los Padres - Foto de Oscar Casemayor - Blog Patrimonio Arquitectonico Marplatense

En 1860 D. Patricio Peralta Ramos compró a Mayrelles los establecimientos de “Laguna de los Padres”, “San Julián de Vivoratá” y “La Armonía” en el partido de Mar Chiquita. En 1861 Peralta Ramos vendió “La Armonía” con casi 17.000 has. A Don Manuel José Cobo y su esposa Clara Ocampo, Don Manuel Cobo plantó la gran arboleda existe y gestionó la instalación de la estación ferroviaria. Su hijo Héctor Cobo se casó con Josefina Unzué y perfeccionó la obra de su padre con la ayuda de D.Adolfo R.Zelaya (padre) D.Guillermo M.Zelaya (hijo) y D. Guillermo A.A. Zelaya (nieto) quienes administraron la estancia con gran dedicación.

 
Señora Clara Cobo de Anchorena, señora de Bosch y señorita Villar Sáenz Peña, al dejar el coche presidencial para dirigirse al palacio Unzué de Alvear. año 1912
presidente Roque Saenz Peña , Josefina y Hector Cobo. 1912
Fue la personalidad de sus dueños y el encanto de la época, principios del siglo XX, lo que hizo de ese lugar una ideal residencia veraniega por donde pasaron personaje tan ilustres como Marcelo Torcuato de Alvear, el Príncipe de Gales , el Infante Fernando de Baviera, los generales Bartolomé Mitre y Julio A. Roca, el presidente Roque S. Peña y señora, de quién se dice que en una de sus visitas redactó el proyecto de Ley Electoral. Entre las figuras del ambiente cultural se destacan Victoria Ocampo y Hugo Wast.

Llegada de Clara Cobo de Anchorena; del doctor I. Gómez y su señora, y al señor Cobo. A la der: Vemos al doctor Mariano Demaría y señora, y un grupo de invitados. Clara Josefina era la esposa de Tomas Esteban de Anchorena Riglos (1867-1916). Indalecio Gómez González (1850-1920) -de excepcional personalidad e intelecto- ministro del Interior de Roque Sáenz Peña, estaba casado con Carmen Rosa Tezanos Pinto Segovia (1852-1918); tenían tres hijos: Carlos, Indalecio y Jaime. Gentileza Diario acción TV.

A la izq. y en los jardines, vemos al doctor Gómez y la señora Acevedo de Martínez de Hoz. A la der. a las señoras de Catelín y Bunge de Moreno. Julia Helena Acevedo Larrazábal desarrolló durante su vida una extraordinaria tarea social. En Mar del Plata, fue una de las fundadoras del Hospital de la ciudad en 1903 integrando además, la Comisión Pro Templo de Mar del Plata. Junto a su esposo Miguel Alfredo Martínez de Hoz Fernández, eran propietarios de la estancia Chapadmalal. Gentileza Diario acción TV.
 

A la izq. Clara Cobo de Anchorena y sus niños y a la derecha una imagen del lago donde plácidamente se deslizan los botes en los que pasean los invitados. Gentileza Diario acción TV.

Todo era elegancia y lujo, el dinero ganado con el campo se invertía en residencias fastuosas, viajes e intensa vida social. Una visita a esta estancia nos lleva a su pasado esplendoroso. Su camino árbol ado nos permite apreciar las hermosas especies de su famoso monte, que en su momento supo ser un centro de actividad y producción. El Caserío está emplazado junto al arroyo Los Cueros, el que se puede cruzar por un pintoresco puente estilo oriental. El lago artificial que se formó con la construcción de una represa que autoabastecía de electricidad, refleja la magnífica arboleda con detalles decorativos realizados por un especialista francés. A pocos metros se levanta la casa principal de estilo “normando” que data de 1904, una remodelación de la casa anterior, cuyo proyecto se atribuye al famoso arquitecto Alejandro Christohessen.

 
Vemos al presidente Justo dialogando con la señora de Roca. A la derecha Justo y las señoras de Rodriguez Alcorta y de Cobo

Mar del Plata Señora Unzué de Cobo; Srita Costa Paz y Srita Salas Martinez. Gentileza Lic. Angel Somma

Al morir en 1925 el Sr. Cobo, su viuda llevó una vida mundana viajando y alternando en los círculos sociales del mundo occidental, acompañada por una secretaria que contrata en París le decían Madame Moisés, quién al fallecer doña Josefina Unzué en 1958 regresa a Francia. Los herederos de la Sra. Unzué venden la totalidad de sus bienes incluído el campo. En 1961 la Fundación Cultural Argentina creada por el padre Luis María Etcheverry, adquirió el casco más 370 hectáreas con los fondos de una donación realizada por la “servidora” Emilia Zubizarreta. A partir de entonces y hasta la muerte del sacerdote en 1971, la fundación desarrolló infinidad de actividades culturales, educativas y espirituales.

Fuentes:
http://www.marchiquitadigital.com.ar/ealarmonia.htm



4 comentarios:

  1. Hola, hermosa foto, vivo en mar del plata y quería saber si hay posibilidad de visitar la estancia. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato de algo bello y donde se vivió una gloriosa Argentina que fuimos perdiendo por épocas diferentes y situaciones varias.
    Muchas gracias Pablo Junco por tu publicación, un placer y un gran Saludo.
    Rolo Tettamanzi

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razòn tienen nuestros mayores al decir que todo tiempo pasado fue mejor.

    ResponderEliminar